jueves, 2 de junio de 2011

¿Cómo asesinar en la mesa? (III)

Con mermelada de Ruibarbo


Originaria de las altas mesetas de Rusia y China,
de la planta solo su rojo tallo y su raíz son comestibles.

Sus hojas, crudas o cocidas, conducen a la muerte:
contienen, entre otros venenos desconocidos,
ácido oxálico, corrosivo y letal.
Si se mezcla las hojas con agua y soda,
se obtienen pociones más potentes aún.

Tan bellas hojas
sólo crecen en primavera.
Tal época de mansedumbre
es la de llevar al fuego una mermeladas para el adiós.