martes, 7 de mayo de 2013

El gigante de mármol


Dos fragmentos 
de Luigi Sciamanna para saborear


El gigante no existe. No al principio. 
Su carne de mármol es materia más espesa que los días, más ardua que las madrugadas cavilantes.
El gigante es una discusión, una historia cincelada desde un porvenir ya ocurrido. Reflexión sobre el arte, sus aspiraciones, la ferocidad que a veces lo mutila. Discurso vertiginoso sobre el cuerpo, su belleza, su libertad. Parece escrita anoche, para las arduas horas que vivimos.
El gigante David estuvo en manos del artista italiano Miguel Angel Buonaroti entre 1501 y 1504 por encargo de la Opera del Duomo de la Catedral de Santa María del Fiore de Florencia.
Hoy, es palabra en manos del también renacentista Luigi Sciamanna, autor, productor ejecutivo, director, responsable de la puesta en escena e imponente actor de la pieza teatral El gigante de mármol, que podrá verse por tan solo dos fines de semana más en la Asociación Cultural Humboldt en Caracas (sábados y domingos, 4 pm).
Reinicio este Blog, después de un largo reposo, recomendando a ojos cerrados esta pieza ya paradigmática en la dramaturgia nacional.
El elenco de El gigante de mármol está conformado por Elvis Chaveinte como Miguel Ángel Buonarroti; Armando Cabrera como Piero Soderini, Gonfaloniero de Justicia de la República de Florencia; Marcos Moreno como Tommaso da Montelupo, rico comerciante del Gremio de la Lana; Luigi Sciamanna como Marco Piotti, secretario de la Oficina para Trabajos de la Catedral; Carla Orive como Roma, la complaciente novia; Daniel Torres como Margutte, guardaespaldas del difunto Lorenzo de Medici; Asier Brightman como ÉL . Y especial mención merece un como nunca antes enorme Jorge Palacios, en el rol del aguerrido cardenal romano Ildefonso da Manoforte. 

Lo que sigue son dos fragmentos de la densa y poética pieza escrita por Sciamanna, cedidos especialmente para buena suerte del renacimiento de Textos en su tinta y que pronto veremos editados en un libro junto a su extraordinaria obra anterior, La novia del gigante.



De El gigante de mármol
Por ©Luigi Sciamanna

(…)
CARDENAL MANOFORTE: Quisiera proponer algo. Traer quizá un poco de vino y fruta. Estoy seguro que nuestro escultor lo agradecerá. Está visto que puede transformar el mármol en carne, pero no en pan, ¿cierto? Usted necesita recuperar un poco de color, Buonarroti; está más blanco que el mármol de su estatua.

(…)
CARDENAL MANOFORTE: ... donde la fragancia de las aceitunas danza con la esencia del sándalo. La mesa de los esponsales estará cubierta con un mantel embellecido con finas ramas de perejil. Allí, los platos fueron lavados en agua de romero, los cubiertos están envueltos en hojas de mandrágora, las pequeñas toallas dibujadas con flores de lirio y las copas llenas hasta el borde con vino nuevo y bueno.


Entrevista con Luigi Sciamanna en Estampas