domingo, 9 de enero de 2011

Aborrecida espumita

Adriá con su Espuma de Fresa-Epazote

La espuma es un “conjunto de burbujas que se forman en la superficie de los líquidos, y se adhieren entre sí con más o menos consistencia”. Lo dice el DRAE. Es la magia de mar, de una bañera tibia y hasta de ciertas fiestas. También el non plus ultra de la cocina molecular, creada por Ferrán Adrià, servida fría o caliente y basada en el uso del sifón. Pero resulta que mi hijo y yo odiamos la espuma del Toddy, yo la del café con leche y la cerveza. Y le pregunto al hijo porqué tanto recelo con esa bonita textura sobre su bebida preferida. Y sabio como es, responde: “No tiene sabor, es desagradable e inútil”.
“Hace unos años, las espumas eran el demonio y ahora todos los cocineros las usan habitualmente en sus platos”, ha dicho El Bulli defendiendo su creación. Igual ruego que me sirvan la cerveza de ladito, para evitar la espuma….. Y al Toddy, a veces se la sacamos, aunque explico al hijo con espíritu científico que parte de los dones de la bebida es precisamente el bigote que deja esa espuma que tanto detesta.