domingo, 19 de diciembre de 2010

Mercados navideños en Viena

Cuatro semanas
de dulce y espiritosa espera


Texto y fotos de Mara Morillo Inciarte
Exclusivo desde Viena para Textos en su tinta


En Viena, la espera del Niño Jesús es, desde el punto de vista gastronómico, un dulce, dulcísimo, a veces empalagoso, mayormente sabroso, y especialmente alcohólico festín de algo más de cuatro semanas.
Visitar los llamados mercados de adviento para comprar regalos, beber algo caliente y comer, es el entretenimiento favorito de la temporada prenavideña. Desde finales de noviembre y hasta el 24 de diciembre, se puede participar abierta y tranquilamente de lo que para mí es el más intenso y extendido de los atracones públicos del año. Con temperaturas por debajo de los cero grados, y en días en los que ya a las cuatro de la tarde oscurece, es muy agradable beber un vino caliente, o un ponche. La bebida se sirve en tazas con motivos navideños. Así se puede seguir dando vueltas por el mercado con una especie de calefacción portátil para desentumecer las manos y agarrar fuerzas para continuar caminando y buscar de entre la bastísima oferta culinaria algo con qué acompañar el trago. Es un buen lugar para encontrarse con amigos después del trabajo, o los fines de semana. Llevar a los niños para que realicen actividades típicas de la época como hacer galletas de pasta o manualidades. Escuchar música en vivo. Olvidar por un rato lo que llaman “estrés de navidad” y degustar, al aire libre, diversas especialidades que dificilmente se consiguen en otras temporadas. O que no se disfrutan igual que en el invierno, sin la escenografía única que ofrece Viena, donde la majestuosa y bien conservada arquitectura, la tradición musical y la refinada gastronomía, hacen de la aproximación de la Noche Buena un espectáculo diario para todos los sentidos, tanto de los residentes como de los numerosos turistas que recorren Viena en esta temporada.
He aquí una lista de lo que mayormente se consume:

Ponche (Punsch)
La receta original de este coctel viene de la India y su nombre pãč significa cinco, por la cantidad de ingredientes (agua, té, azúcar, limón y aguardiente). El colonialismo hizo que llegara a Inglaterra en el siglo 17, donde la bautizaron como punch, los más cercano a la palabra hindi. De allí se extendió al resto de Europa, adquiriendo nuevos o más ingredientes.
El ponche era la bebida favorita de Wolfgang Amadeus Mozart, quien la probó por primera vez durante un viaje a Inglaterra en 1764. En Austria aún no se conocía.
Para quienes prefieren este coctel sin alcohol existen las versiones “ponche de conductor”, una mezcla de té negro, jugo de naranja y especias, o el “ponche para niños”, que contiene principalmente té de frutas y mucha azúcar.

Una receta (ponche sin alcohol)
Ingredientes
¼ de litro de jugo de manzana
¼ de litro de jugo de naranja
4 bolsitas de té de frutas
4 clavos de olor
1 cucharada de miel (o más, al gusto)
1 pizca de azúcar vainillado
1 litro de agua
1 cucharada de canela en polvo

Preparación
Hervir el agua y colocar las bolsitas de té por uno 5 minutos.
Agregar los jugos, la canela el azúcar y mezclar bien.
Endulzar al gusto con miel.
Fuente: www.gutekueche.at

Vino caliente (Glühwein)
Una receta


Se trata de vino tinto o blanco al que se le agregan especias como el anís estrellado, clavo y canela. Lo importante al prepararlo es no dejarlo hervir. También se endulza al gusto.

Ingredientes
6 clavos de olor
Media naranja
700 ml de vino tinto
300 ml de agua
Una raja de canela
9 cucharadas de azucar

Preparación
Se rebana la naranja y se le introducen los clavos de olor.
Se colocan todos los ingredientes en una olla grande y se deja calentar lentamente (sin que hierva), revolviendo regularmente.
Servir después de unos 10 minutos. También se le pueden agregar unas rebanadas de limón para que tenga un sabor más fresco.
Fuente: www.gutekueche.at


Pan de jenjibre o pan de especias (Lebkuchen)
Uno de mis productos favoritos. Podría decirse que es más una galleta. Se vende normalmente en formas diferentes y muy particulares. La más popular es un corazón al que se le escribe un mensaje.

Castañas horneadas (Maroni)

Estas se venden realmente desde principios de octubre y hasta finales de abril. Las pequeñas casuchas de madera con el horno a carbón se encuentran en las principales plazas y calles de la ciudad.


Quesos, jamones, salchichas



Una extensa variedad de especialidades pasteleras que varía de mercado a mercado, pero en la cual las galletas de pasta son las protagonistas principales.