sábado, 7 de mayo de 2011

Pensando en Tombuctú

EXILIO

Foto: © Guillermo Suárez / Orinoquiaphoto.com



A Michaelle Ascencio 
(en su curso sobre Jean Rhys)


Estoy en el tráfico.
En la peor hora peor.

Quiero mudarme.
A Borneo,
a Edimburgo, a Yacarta, a Tombuctú.
Donde queden caminos de tierra
y no azoten las terribles jornadas del regreso.

Tengo hambre.
La radio habla de un restaurante
que sirve langostinos al vapor.
Pienso en alcachofas despetaladas.

Pudiera comerme también un tazón de arroz,
beberme copas de espuma.
La hora me agrava.

Se trata de anhelar un exilio,
sin ambigüedad.
Aquí mismo. Ya.

Debo irme. Digo.
Debo comer.
Debo verter mis manos en una afilada bandeja,
en una mesa de Padua, Lima, Nueva Guinea,
Jaffa, Tombuctú.

Sobre todo debo comer.
Seguir.
Si acaso resignarme.



Nota del 29/03/2014: Hoy ha fallecido Michelle Ascencio. Entre lágrimas recuerdo que ella supo de este poema, lo leyó en este blog mientras tomaba un curso con ella y luego en el libro "Exilios. Poesía latinoamericana del siglo XX", de Marina Gasparini Lagrange, publicado por la Sociedad de Amigos de la Cultura Urbana en 2012.... Trato de no olvidarlo: hay que abrazar, reiterar el afecto a la gente querida. Un día uno se leventa y ya no está. Y no hay tiempo para más.... Buen viaje bella e inolvidable Michelle