sábado, 2 de octubre de 2010

La maravilla de las palabras


Lo descubro de pronto en el DRAE y me parece maravilloso. Que Antojo y Anteojo son parientes lingüísticos y un poco en la vida y en la gula.

Antojo viene del latín ante ocŭlum, delante del ojo, con algunos de los siguientes significados:
1. m. Deseo vivo y pasajero de algo.
2. m. Juicio o aprehensión que se hace de algo sin bastante examen.
3. m. Lunar, mancha o tumor eréctil que suelen presentar en la piel algunas personas, y que el vulgo atribuye a caprichos no satisfechos de sus madres durante el embarazo.

Anteojo es una recomposición etimológica de la palabra Antojo, con los seguidos significados:
1. m. Instrumento óptico que acerca las imágenes de los objetos lejanos.
2. m. pl. anteojo binocular.
3. m. pl. anteojeras (‖ piezas de vaqueta).
4. m. pl. Gafas o lentes.
5. m. pl. doblescudo.

Y uno que cree que lo ve clarito dice, pues obvio, el Antojo no puede darse sin haberse puesto antes unos Anteojos que permitan determinar si vale la pena o no aquello que seduce, provoca y enloquece. Por otra parte, digamos que los Anteojos permiten controlar la calidad de los Antojos, anticipa problemas y futuras decepciones.
Ante los Antojos, pues mejor Anteojos…..

Yo deteso el reguetón, pero éste es gracioso, habla de antojos y ojos que hay que echar: