miércoles, 25 de julio de 2012

Para leer y hacer en la mesa

Balada
© Leonardo Padrón



Que este poema te suba la falda
que te arrime hacia la mesa
lubricándote el cierre
abriéndote las ganas
que te humedezca lentamente
gastándose en el fin de tus piernas
en tus últimas partes
que te incendie contra la pared
alzándote, removiéndose, luchándote
contigo en las uñas, en el grito mínimo, en el cuello
que te sea enorme, violenta y penetrada
que este poema te rasgue el deseo
que gimas entre sus brazos

¡ah! esta caricia desquiciada
y la furia el jadeo

hasta sangrarnos