lunes, 18 de abril de 2011

Los sentidos, su ausencia

Obra de Egon Schiele

¿Cómo puede comer un ciego,
sin advertir incandescencias
en aquello que se escurre por su garganta?

¿Cómo puede yantar el sordo,
qué funesta oración entonan sus muelas
al toparse con la hoja de alcachofa?

¿Cómo respira el mudo,
sin explicar los vastos asuntos del goce?

¿Cómo desayuna quien carece del tacto,
sin sentir que se despeñan las migas del pan tostado?

¿Cómo muerde aquel que extravió su gusto y su olfato,
acaso se diluye en el trepidar soñoliento de las mandarinas?


J.G.